¿Están vigentes todavía los diez mandamientos?


¿Están vigentes todavía los diez mandamientos? Algunos que dicen basar su religión en la Biblia no creen que los cristianos deban realmente tratar de guardar los diez mandamientos. Muchas personas que creen que los diez mandamientos no están vigentes hoy en día piensan: 1) Que ellos no están vigentes antes de que Dios se los diera a Moisés en el monte Sinaí; 2) Que Jesús los guardó de manera que nosotros no tenemos por qué obedecerlos; 3) Que ellos fueron “clavados en la cruz” durante la crucifixión; 4) Que Pablo enseñó que ellos se habían terminado; y 5) que los demás escritores del Nuevo Testamento no los enseñaron. ¿Son bíblicamente correctas estas opiniones? Este artículo citará la Biblia para ver si cada uno de los mandamientos estaba en vigencia antes del monte Sinaí, si Jesús enseñó que Sus seguidores los guardarían, si cada uno de ellos se muestra como vigente después de la crucifixión, si Pablo enseñó que ellos se habían acabado, y finalmente, si los otros escritores del Nuevo Testamento los enseñaron. (Las citas de Dios en el Antiguo Testamento están en púrpura, las citas de Jesús en el Nuevo Testamento están en rojo, y finalmente las citas de Pablo están en verde (incluyendo cuando él cita a Dios desde el Antiguo Testamento). Todas las otras citas bíblicas y comentarios están en negro.)
El monte Sinaí y los diez mandamientos
Para esclarecer estos temas, necesitamos comenzar por dejar que la Biblia defina los diez mandamientos. En Éxodo 19: 19-20 Dios llamó a Moisés al monte Sinaí. En el capítulo 20, los diez mandamientos son listados como se muestra abajo (NKJ siempre):
Mandamiento 1 “Yo soy el Eterno tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre. No tendrás dioses ajenos delante de mí.” (Éx. 20: 2-3).
Mandamiento 2 “No te harás imagen, ni ninguna semejanza, de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy el Eterno tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos.” (vs. 4-6).
Mandamiento 3 “No tomarás el nombre del Eterno tu Dios en vano; porque no dará por inocente el Eterno al que tomare su nombre en vano.” (v. 7).
Mandamiento 4 “Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; mas el séptimo día es reposo para el Eterno tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas. Porque en seis días hizo el Eterno los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay y reposó en el séptimo día; por tanto, el Eterno bendijo el día de reposo y lo santificó.” (vs. 8-11).
Mandamiento 5 “Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que el Eterno tu Dios te da.” (vs. 12).
Mandamiento 6 “No matarás.” (v. 13).
Mandamiento 7 “No cometerás adulterio.” (v. 14).
Mandamiento 8 “No hurtarás.” (v. 15).
Mandamiento 9 “No hablarás contra tu prójimo falso testimonio.” (v. 16).
Mandamiento 10 “No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.” (v. 17).

Los diez mandamientos antes del monte Sinaí
Ahora que nosotros podemos ver lo que eran los diez mandamientos, es tiempo de mirar si ellos fueron inventados en el monte Sinaí o antes. En esta sección, veremos que la Biblia muestra que cada uno de los diez mandamientos es mencionado como aplicable antes de que ellos fueran codificados en Éxodo 20. Si no, cómo habrían sabido los patriarcas acerca de ellos? (p. ej. “Abraham obedeció Mi voz y guardó Mis cargas, Mis mandamientos, Mis estatutos y Mis leyes”, Gen. 26: 5).
Mandamiento 1: “Yo soy el Eterno, que te saqué de Ur de los caldeos” (Gén. 15: 7); “Yo soy el Dios Todopoderoso; anda delante de mí y sé perfecto” (Gén. 17: 1); “Y dijo: Yo soy el Dios de tu padre, Dios de Abraham, Dios de Isaac, y Dios de Jacob” (Éx. 3: 6). “Quitad los dioses ajenos que hay entre vosotros, y limpiaos” (Gén. 35: 2). “y ejecutaré mis juicios en todos los dioses de Egipto. Yo el Eterno” (Éx. 12: 12). “Ahora conozco que el Eterno es más grande que todos los dioses; porque en lo que se ensoberbecieron prevaleció contra ellos” (Éx. 18: 11). “Esto también sería maldad juzgada; porque habría negado al Dios soberano” (Job 31: 28). “Respondió Job al Eterno, y dijo: Yo conozco que todo lo puedes, y que no hay pensamiento que se esconda de ti” (Job 42: 1-2).
Mandamiento 2: “Quitad los dioses ajenos que hay entre vosotros; y limpiaos…Así dieron a Jacob todos los dioses ajenos que había en poder de ellos,  los zarcillos que estaban en sus orejas; y Jacob los escondió” (Gén. 35: 2, 4). “Si he mirado al sol cuando resplandece, o a la luna cuando iba hermosa, y mi corazón se engañó en secreto, y mi boca besó mi mano; esto también sería maldad juzgada; porque habría negado al Dios soberano” (Job 31: 26-28) (note que se creía que era parte de la adoración idolátrica).
Mandamiento 3: “Porque decía Job: Quizá habrán pecado mis hijos, y habrán blasfemado contra Dios en sus corazones” (Job 1: 5). “Maldice a Dios, y muérete” (Job 2: 9). De manera interesante, aquellos que son llamados por Dios no han de ser maldecidos, de lo contrario, “a los que te maldijeren maldeciré” (Gén. 12: 3).
Mandamiento 4: “Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo; y reposó el día séptimo de toda la obra que hizo. Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación” (Gén. 2: 2-3). “Mañana es el santo día de reposo, el reposo consagrado al Eterno…Así el pueblo reposó el día séptimo” (Éx. 16: 23, 30). “El día de reposo fue hecho por causa del hombre” (Marc. 2: 27).
Mandamiento 5: “Adán, el hijo de Dios” (Luc. 3: 38), “Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo: No comerás de él; maldita será la tierra por tu causa” (Gén. 3: 17). Note que posteriormente se prometió una bendición de la tierra para aquellos que obedecieran este mandamiento (Éx. 20: 12; Deut. 5: 16).
Mandamiento 6: “Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. Él ha sido homicida desde el principio” (Juan 8: 44) (puesto que el diablo era un homicida desde el principio parece claro que matar no estaba permitido antes del monte Sinaí). “Caín se levantó contra su hermano Abel, y lo mató…y Él le dijo, ¿Qué has hecho? La voz de la sangre de tu hermano clama a mí desde la tierra” (Gén. 4: 8, 10). “Y habló el rey de Egipto…cuando asistáis a las hebreas en sus partos, y veáis el sexo, si es hijo, matadlo…Pero las parteras temieron a Dios, y no hicieron como les mandó el rey de Egipto” (Éx. 1: 15-17). “A la luz se levanta el matador; mata al pobre y al necesitado” (Job 24: 14).
Mandamiento 7: “la mujer de su amo puso sus ojos en José y dijo: Duerme conmigo. Y él no quiso, …¿Cómo, pues, haría yo este grande mal, y pecaría contra Dios?” (Gén. 39: 7-9). “El ojo del adúltero está aguardando la noche…” (Job 24: 15). Job, un hombre casado, dijo, “Hice pacto con mis ojos; ¿Cómo, pues, había yo de mirar a una virgen? (Job 31: 1).
Mandamiento 8: “Así responderá por mí mi honradez mañana…toda la que no fuere pintada ni manchada en las cabras, y de color oscuro entre mis ovejas, se me ha de tener como de hurto” (Gén. 30: 33). “Aque en cuyo poder hallares tus dioses, no viva; delante de nuestros hermanos reconoce lo que yo tenga tuyo, y llévatelo. Jacob no sabía que Raquel los había hurtado” (Gén. 31: 32). “¿Cómo, pues, habíamos de hurtar de casa de tu señor plata ni oro? Aquel de tus siervos en quien fuere hallada la copa, que muera” (Gén. 44: 8-9). “mata al pobre y al necesitado, y de noche es como ladrón” (Job 24: 14).
Mandamiento 9: “Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. Él ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso y padre de mentira” (Juan 8: 44). “Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis…Y dijo la mujer: La serpiente me engañó, y comí. Y el Eterno Dios dijo a la serpiente: Por cuanto esto hiciste, maldita serás…” (Gén. 3: 4, 13-14). “Porque ciertamente vosotros sois fraguadores de mentira; sois todos vosotros médicos nulos” (Job 13: 4). “Y si no, ¿Quién me desmentirá ahora, o reducirá a nada mis palabras?” (Job 24: 25). “Mis labios no hablarán iniquidad” (Job 27: 4). “¿He de mentir yo contra mi razón?” (Job 34: 6). “Porque de cierto no son mentira mis palabras” (Job 36: 4).
Mandamiento 10: “Y vio la mujer… árbol codiciable para alcanzar la sabiduría” (Gén. 3: 6). “Y vio Dios que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de ellos era de continuo solamente el mal” (Gén. 6: 5); a causa de esta ley en efecto decidió Dios destruir a toda la humanidad con el diluvio ) (Gén. 6: 7). “El enemigo ha dicho, “Mi deseo (AV “codicia”) será satisfecho sobre ellos” (Éx. 15: 9). “Además escoge tú de entre todo el pueblo varones de virtud, temerosos de Dios, varones de verdad, que aborrezcan la avaricia” (Éx. 18: 21). “Yo he hecho un pacto con mis ojos; ¿Por qué entonces debería mirar a una mujer joven?” (Job 31: 1). “Si fue mi corazón engañado acerca de mujer, y si estuve acechando a la puerta de mi prójimo, muela para otro mi mujer, y sobre ella otros se encorven. Porque es maldad e iniquidad que han de castigar los jueces” (Job 31: 9-11). “¿Hasta cuándo no querréis guardar mis mandamientos y mis leyes?”(Éx. 16: 28).
Hay otros ejemplos bíblicos, pero las escrituras anteriores prueban el punto. ¿No es interesante que Dios se asegurara que cada uno de los diez mandamientos fuera mostrado como siendo importante antes del monte Sinaí? Incluso los antiguos sabían, “He aquí que Dios es grande…Despierta además el oído de ellos para la corrección, y les dice que se conviertan de la iniquidad…Pero si no oyeren…perecerán sin sabiduría” (Job 36: 5, 10, 11).
“El pecado es injusticia” (1 Juan 3: 4) o como dice en la AV “transgresión de la ley”. Quebrantar el tercero y el séptimo mandamientos son listados como anteriores al monte Sinaí. ¿Cómo podría haber pecado si no hubiera ley, puesto que “no se imputa pecado donde no hay ley”? (Rom. 5: 13). Si la ley no estuviera en vigor, no habría habido ninguno que estuviera “odiando la avaricia” (Éx. 18: 21). Pablo aparentemente estaba de acuerdo con estas posiciones cuando escribió “No hubiera conocido el pecado excepto por la ley. Pues yo no habría sabido que es codicia a menos que la ley hubiese dicho, ´No codiciarás´” (Rom. 7: 7). Más sobre Pablo después.
(Algunos han argumentado, que incluso si los diez mandamientos son mencionados a través de toda la Biblia, que puesto que ellos no están listados en un solo lugar hasta Éxodo 20, nadie habría sabido que ellos existían. Esto es particularmente extraño para argumentar puesto que 1) todos son mencionados antes de Éxodo 20, 2) Abraham los obedeció y debe haber sabido lo que ellos eran (“Abraham obedeció Mi voz y guardó Mi carga, Mis mandamientos, Mis estatutos y Mis leyes”, Gén. 26: 5) y 3) Noé sabía cuáles eran los animales limpios {Los animales limpios e impuros no son listados en la Biblia hasta Levítico 11), sin embargo Noé debe haberlos conocido puesto que Dios dijo a Noé “Tomarás contigo siete de cada animal limpio, un macho y su hembra, dos de cada uno de los animales que son impuros, un macho y su hembra” (Gén. 7: 2).
Jesús y los diez mandamientos:
Algunos dijeron que Jesús acabó con los diez mandamientos. Ellos dicen que por llevar una vida sin pecado, Él los cumplió por nosotros. Si bien es verdad que Jesús llevó una vida sin pecado (Heb. 4: 15), ¿Significa esto que Él quería que nosotros continuáramos pecando? ¿Qué enseñó Jesús acerca de cada uno de los diez mandamientos? A riesgo de repetir, Sus enseñanzas se citan en esta sección tan a menudo como ellas son citadas en el Nuevo Testamento. Antes de que usted las lea, pregúntese a sí mismo, si Jesús estaba acabando con los diez mandamientos, ¿por qué habría Él gastado tiempo en enseñarle a la gente a guardarlos y permitió tanto espacio en el Nuevo Testamento dedicado a ellos?
Mandamiento 1: “Al Señor tu Dios adorarás, y a Él solo servirás” (Mat. 4: 10).
“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento” (Mat. 22: 37-38).
“Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento” (Mc. 12: 30).
“Al Señor tu Dios adorarás, y a Él solo servirás” (Lc. 4: 8).

Mandamiento 2: “Al Señor tu Dios adorarás, y a Él solo servirás” (Mat. 4: 10).
“Al Señor tu Dios adorarás, y a Él solo servirás” (Lc. 4: 8).
“Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que le adoren” (Jn. 4: 24).
“Pero tengo unas pocas cosas contra tí: Que tienes ahí a los que retienen la doctrina de Balaam…comer de cosas sacrificadas a los ídolos” (Apoc. 2: 14).
“Pero tengo unas pocas cosas contra ti: Que toleras que… enseñe e induzca a mis siervos a…comer cosas sacrificadas a los ídolos” (Apoc. 2: 20).

Mandamiento 3: “Por tanto os digo: Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres; mas la blasfemia contra el Espíritu no les será perdonada” (Mat. 12: 31).
“Porque del corazón salen los malos pensamientos…las blasfemias. Estas cosas son las que contaminan al hombre” (Mat. 15: 19-20).

Mandamiento 4: “¿Qué hombre habrá de vosotros, que tenga una oveja, y si ésta cayere en un hoyo en día de reposo, no le eche mano, y la levante? Pues ¿Cuánto más vale un hombre que una oveja? Por consiguiente, es lícito hacer el bien en los días de reposo” (Mat. 12: 11-12).
“Orad, pues, que vuestra huida no sea en invierno ni en día de reposo” (Mat. 24: 20); no habría razón para orar por esto si el sábado no fuera a estar en existencia. “
El día de reposo fue hecho por causa del hombre, y no el hombre por causa del día de reposo. Por lo tanto el Hijo del Hombre es también Señor del día de reposo” (Mc. 2: 27); este versículo dice a todos quienes verán qué día es el Día del Señor.
 “Y llegado el día de reposo, comenzó a enseñar en la sinagoga” (Mc. 6: 2).
“y en el día de reposo entró en la sinagoga, conforme a su costumbre, y se levantó a leer” (Lc. 4: 16).
“Entonces él fue a Cafarnaúm, una ciudad de Galilea, y les enseñaba en los días de reposo” (Lc. 4: 31)
“El Hijo del Hombre es Señor aun del día de reposo…¿Es lícito en día de reposo hacer bien, o hacer mal? ¿Salvar la vida, o quitarla?” (Lc. 6: 5, 9).
 “Pero el principal de la sinagoga, enojado de que Jesús hubiese sanado en el día de reposo…Entonces el Señor le respondió y dijo: Hipócrita…y a esta hija de Abraham…¿No se le debía desatar de esta ligadura en el día de reposo” (Lc. 13: 14-16).
“¿Es lícito sanar en el día de reposo? …y no le podían replicar estas cosas” (Lc. 14: 3, 6). “¿Os enojáis conmigo porque en el día de reposo sané completamente a un hombre?” (Jn. 7: 23).

Mandamiento 5: “Porque Dios mandó diciendo: Honra a tu padre y a tu madre; y: El que maldiga al padre o a la madre, que muera irremisiblemente” (Mat. 15: 4).
“Honra a tu padre y a tu madre” (Mat. 19: 19).
 “Honra a tu padre y a tu madre” (Mc. 7: 10).
“Honra a tu padre y a tu madre” (Mc. 10: 19). “
  Honra a tu padre y a tu madre” (Lc. 18: 20).

Mandamiento 6: “Oísteis que fue dicho a los antiguos: No matarás; y cualquiera que matare será culpable de juicio. Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio” (Mat. 5: 21-22).
“Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios…Estas son las cosas que contaminan al hombre” (Mat. 15: 19-20).
 “No matarás” (Mat. 19: 18).
“Porque de dentro, del corazón, salen los malos pensamientos, …los homicidios…Todas estas maldades de dentro salen, y contaminan al hombre” (Mc. 7: 21, 23).
“Los mandamientos sabes…No mates” (Mc. 10: 19).
“Los mandamientos sabes…no matarás…” (Lc. 18: 20).

Mandamiento 7:  “Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio. Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón.” (Mat. 5: 27-28).
“Pero yo os digo que el que repudia a su mujer, a no ser por causa de fornicación, hace que ella adultere; y el que se casa con la repudiada comete adulterio” (Mat. 5: 32).
 “Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, …Estas cosas son las que contaminan al hombre…” (Mat. 15: 19-20).
 “Y yo os digo que cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada, adultera” (Mat. 19: 9). “
…No adulterarás” (Mat. 19: 18). “Porque de dentro, del corazón, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones…Todas estas maldades de dentro salen, y contaminan al hombre” (Mc. 7: 21, 23).
“Cualquiera que repudia a su mujer y se casa con otra, comete adulterio contra ella; y si la mujer repudia a su marido, y se casa con otro, comete adulterio” (Mc. 10: 11-12).
“No adulteres” (Mc. 10: 19).
 “Todo el que repudia a su mujer, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada del marido, adultera” (Lc. 16: 18).
“Los mandamientos sabes…No adulterarás” (Lc. 18: 20).
“Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo de adulterio….Jesús le dijo: …no peques más” (Jn. 8: 4, 11).
“Yo arrojo en cama, y en gran tribulación a los que con ella adulteran” (Apoc. 2: 22).

Mandamiento 8: “Porque del corazón salen los malos pensamientos…los hurtos” (Mt. 15: 19-20).
“No hurtarás” (Mat. 19: 18).
“Escrito está: Mi casa, casa de oración será llamada; mas vosotros la habéis hecho cueva de ladrones” (Mt. 21: 13).
“los hurtos…Todas estas maldades…contaminan al hombre” (Mc. 7: 22-23).
“Los mandamientos sabes: …No hurtes” (Mc. 10: 19).
“Los mandamientos sabes…No hurtarás” (Lc. 18: 20).

Mandamiento 9: “Además habéis oído que fue dicho a los antiguos No perjurarás, sino cumplirás al Señor tus juramentos. Pero yo os digo: No juréis en ninguna manera” (Mt. 5: 33-34).
“Porque del corazón salen…los falsos testimonios…Estas cosas son las que contaminan al hombre” (Mt. 15: 19-20).
“No dirás falso testimonio” (Mt. 19: 18).
“Los mandamientos sabes…No digas falso testimonio” (Mc. 10: 19).
 “Los mandamientos sabes…no dirás falso testimonio” (Lc. 18: 20).
“…has probado a los que dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos” (Apoc. 2: 2).

Mandamiento 10: “No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir” (Mt. 6: 25).
“Porque del corazón salen los malos pensamientos…Estas cosas son las que contaminan al hombre” (Mt. 15: 19-20).
“…las avaricias…Todas estas maldades de dentro salen, y contaminan al hombre” (Mc. 7: 22-23).

Así es claro que Jesús enseñó cada uno de los diez mandamientos. Recuerde, “Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos” (Heb. 13: 8).
Jesús también enseñó:
“Pero más fácil es que pasen el cielo y la tierra, que se frustre una tilde de la ley” (Lc. 16: 17); en el siguiente versículo, Él se ocupó del séptimo mandamiento. De manera interesante, Jesús también dijo, “No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas” (Mt. 5: 17), esto es lo que muchos han concluido. Cuando Él dijo también, “No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido” (vs. 17-18), algunos han concluído que “cumplir” significa que Jesús vino a destruir la ley (de manera interesante, Jesús cumplió el bautismo al ser bautizado, no eliminó el bautismo 3: 13-16). En muchos de los siguientes versículos (5: 19-37, algunos de los cuales son citados arriba) Jesús prueba que Él de veras vino a “magnificar la ley y hacerla honorable”. ¿Cómo? Jesús también le dijo, “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas” (Mt. 22: 37-40); en otras palabras la ley de Dios está involucrada en mostrar amor a Dios y a su prójimo! Quizás por esto es por lo que Jesús dijo, “Si me amáis, guardad mis mandamientos” (Jn 14: 15) como también “si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor” (Jn. 15: 10). “El que no me ama no guarda mis palabras” (Jn. 14: 24). Para prueba adicional, Jesús dijo del futuro “y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará” (Mt. 24: 12). Quebrantar la ley (injusticia) está ligado a falta de amor. Jesús magnificó la ley al explicar su vínculo directo con el amor; en particular (como se citó arriba después de cada respectivo mandamiento) Él expandió el entendimiento de la gente del primero, cuarto, sexto y séptimo mandamientos! Esto estaba incluso profetizado! “El Eterno se complació por amor de su justicia en magnificar la ley y engrandecerla” (Is. 42: 21).
¿Guardan los verdaderos cristianos los mandamientos de Dios? “Y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo” (Ap. 12: 17).
Jesús dijo, “Porque si creyeseis a Moisés, me creeríais a mí, porque de mí escribió él. Pero si no creéis a sus escritos, ¿cómo creeréis a mis palabras?” (Jn. 5: 46-47). “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos” (Mt. 7: 21). “Enviará el Hijo del Hombre a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a los que hacen iniquidad” (Mt. 13: 41). “De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado” (Jn. 8: 34).
Jesús condenó a los fariseos porque ellos no guardaban los mandamientos, “¿Por qué también vosotros quebrantáis el mandamiento de Dios por vuestra tradición?” (Mt. 15: 3, 9). “Bien profetizó de vosotros Isaías, como está escrito: Este pueblo de labios me honra, mas su corazón está lejos de mí. Pues en vano me honran, enseñando como doctrinas mandamientos de hombres. Porque dejando el mandamiento de Dios, os aferráis a la tradición de los hombres” (Mc. 7: 6-9) (usted puede hacer click aquí para ver cómo los fariseos trataban de violar todos los diez mandamientos). “Mas si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos” (Mt. 19: 17). “Al salir él para seguir su camino, vino uno corriendo, e hincando la rodilla delante de él, le preguntó: Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna? Jesús le dijo: …Los mandamientos sabes…” (Mc. 10: 17, 19) y luego Él hizo la lista de la mitad de los diez mandamientos (también en Lc. 18: 19-20).
“En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios…Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho” (Jn. 1: 1, 3); no incluirían “todas las cosas” a los diez mandamientos? Las últimas palabras de Jesús en el libro de Mateo fueron “Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mt. 28: 18-20). ¿Debería usted estar guardando Sus mandamientos? La respuesta de Jesús permanece, ¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo? (Lc. 6: 46) y “Mi madre y mis hermanos son los que oyen la palabra de Dios, y la hacen” (Lc. 8: 21). “Si sabéis estas cosas, bienaventurados seréis si las hiciereis” (Jn. 13: 17).

Pablo y los diez mandamientos después de la crucifixión
Algunos tratan de ignorar las enseñanzas de Jesús sobre los diez mandamientos diciendo que ellos se terminaron en la crucifixión. Algunos tratan de enseñar que los diez mandamientos fueron “clavados en la cruz”. ¿Es esto lo que enseña la Biblia? Hay una sola escritura que usa la expresión “clavados en la cruz” (AV/NKJ), es Col. 2: 13-14, en la cual Pablo afirma, “Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados, anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz” ¿Fueron los diez mandamientos los “requerimientos que estaban  contra nosotros, lo que era contrario a nosotros”? Examinemos las escrituras para ver.
Mandamiento 1: Pablo dijo, “El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay…para que busquen a Dios” (Hechos 17: 24, 27). Pablo también dijo, “sirvo al Dios de mis padres, creyendo todas las cosas que en la ley y en los profetas están escritas” (Hechos 24: 14). “¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos?” (2 Cor. 6: 16). “os convertisteis de los ídolos a Dios, para servir al Dios vivo y verdadero” (1 Tes. 1: 9). “Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios” (2 Tes. 2: 3-4).

Mandamiento 2: “que se aparten de las contaminaciones de los ídolos” (Hechos 15: 20). “Mientras Pablo los esperaba en Atenas, su espíritu se enardecía viendo la ciudad entregada a la idolatría…Entonces Pablo, puesto en pie en medio del Areópago, dijo: …El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas, ni es honrado por manos de hombres, como si necesitase de algo; pues él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas” (Hechos 17: 16, 22, 24-25). “Profesando ser sabios, se hicieron necios, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles” (Rom. 1: 22-23). “Más bien os escribí que no os juntéis con ninguno que, llamándose hermano, fuere…idólatra” (1 Cor. 5: 11). “Ni los idólatras…heredarán el reino de Dios” (1 Cor. 6: 9-10). “No seáis idólatras, como algunos de ellos…Por tanto, amados míos, huid de la idolatría” (1 Cor. 10: 7, 14). “¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos?” (2 Cor. 6: 16). “Y manifiestas son las obras de la carne, que son: …idolatría” (Gál. 5: 19, 20). “Porque sabéis esto, que ningún…avaro, que es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios” (Ef. 5: 5). “Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: …avaricia, que es idolatría” (Col. 3: 5). “…os convertisteis de los ídolos a Dios” (1 Tes. 1: 9).

Mandamiento 3: “todos están bajo pecado…su boca está llena de maldición y de amargura” (Rom. 3: 9, 14). “Quítense de vosotros toda…maledicencia” (Ef. 4: 31). “Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: …blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca” (Col. 3: 8). “…para que aprendan a no blasfemar” (1 Tim. 1: 20). “También debes saber esto: Que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos, porque habrá hombres…blasfemos” (2 Tim. 3: 1, 2).

Mandamiento 4: “Y Pablo, como acostumbraba, fue a ellos, y por tres días de reposo discutió con ellos,…y discutía en la sinagoga todos los días de reposo, y persuadía a judíos y a griegos” (Hechos 17: 2; 18: 4. Ver también 13: 14, 27, 42, 44). “sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad” (Ef. 4: 28) y “Porque también cuando estábamos con vosotros, os ordenábamos esto: Si alguno no quiere trabajar, tampoco coma” (2 Tes. 3: 10); (tenga en cuenta que el requerimiento a trabajar es también parte del mandamiento del sábado, así incluso esa porción del mandamiento es repetida en el Nuevo Testamento.) “¿Y a quiénes juró que no entrarían en su reposo, sino a aquellos que desobedecieron?” (Heb. 3: 18). “Porque en cierto lugar dijo así del séptimo día: Y reposó Dios de todas sus obras en el séptimo día” (Heb. 4: 4). “Por tanto, queda un reposo para el pueblo de Dios. Porque el que ha entrado en su reposo, también ha reposado de sus obras, como Dios de las suyas” (literalmente sabbatismos, “descanso del Sabbath”) (Heb. 4: 9-10).

Mandamiento 5: “estando atestados de toda injusticia…desobedientes a los padres” (Rom. 1: 29, 30). “Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra” (Ef. 6: 1-3). “cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia” (Col. 3: 6). “Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, porque esto agrada al Señor” (Col. 3: 20). “También debes saber esto: Que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres…desobedientes a los padres” (2 Tim. 3: 1, 2).

Mandamiento 6: “estando atestados de toda injusticia, …homicidios” (Rom. 1: 29). “…no matarás” (Rom. 13: 9). “Y manifiestas son las obras de la carne, que son: …homicidios” (Gál. 5: 19, 21). “para los transgresores y desobedientes, ..para los parricidas y matricidas, para los homicidas” (1 Tim. 1: 9).

Mandamiento 7: “estando atestados de toda injusticia, fornicación” (Rom. 1: 29). “Así que, si en vida del marido se uniere a otro varón, será llamada adúltera” (Rom. 7: 3). “No adulterarás” (Rom. 13: 9). “No os juntéis con ninguno que, llamándose hermano, fuere fornicario” (1 Cor. 5: 11). “Ni los fornicarios..ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones…heredarán el reino de Dios” (1 Cor. 6: 9-10). “Ni forniquemos como algunos de ellos fornicaron” (1 Cor. 10: 8). “Y manifiestas son las obras de la carne, que son: Adulterio, fornicación” (Gál. 5: 19). “Porque sabéis esto, que ningún formicario, o inmundo…tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios” (Ef. 5: 5). “para los transgresores y desobedientes…para los fornicarios, para los sodomitas” (1 Tim. 1: 9, 10). “a los fornicarios y adúlteros los juzgará Dios” (Heb. 13: 4).

Mandamiento 8: “no hurtarás” (Rom. 13: 9). “ni los ladrones…heredarán el reino de Dios” (1 Cor. 6: 10). “en…peligros de ladrones” (2 Cor. 11: 25-26). “El que hurtaba, no hurte más” Ef. 4: 28).

Mandamiento 9: “no dirás falso testimonio” (Rom. 13: 9). “Por lo cual, desechando la mentira” (Ef. 4: 25). “No mintáis los unos a los otros” (Col. 3: 9). “para los transgresores y desobedientes…para los mentirosos y perjuros” (1 Tim. 1: 9, 10). “Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios; por la hipocresía de mentirosos” (1 Tim. 4: 1-2). “en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá…calumniadores” (2 Tim. 3: 1, 3). “Dios, que no miente” (Ti. 1: 2). “es imposible que Dios mienta” (Heb. 6: 18).

Mandamiento 10: “estando atestados de toda injusticia…avaricia” (Rom. 1: 29). “porque tampoco conociera la codicia si la ley no dijera: No codiciarás” (Rom. 7: 7). “no codiciarás” (Rom. 13: 9). “os escribí que no os juntéis con ninguno que, llamándose hermano, fuere …avaro” (1 Cor. 5: 11). “ni los avaros…heredarán el reino de Dios” (1 Cor. 6: 10). “no codiciemos cosas malas, como ellos codiciaron” (1 Cor. 10: 6). “no satisfagáis los deseos de la carne” (Gál. 5: 16). “ningún avaro, que es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios” (Ef. 5: 5). “Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: …avaricia, que es idolatría” (Col. 3: 5). “ni encubrimos avaricia” (1 Ts. 2: 5). “Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré” (Heb. 13: 5).
“Bienaventurados los que guardan Sus mandamientos, para tener derecho al árbol de la vida, y para entrar por las puertas en la ciudad” (Apoc. 22: 14). Puesto que “los que guardan sus mandamientos…[tienen] derecho a entrar por las puertas en la ciudad” (Apoc. 22: 14), los diez mandamientos no podrían ser “contrarios a nosotros”. Así entonces, si los diez mandamientos no fueron “clavados en la cruz”, ¿Qué fue? ¿Qué dice la Biblia? “anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz” (Col. 2: 14). Fue el acta de los decretos. ¿Qué decretos fueron borrados? Parece que dos cosas fueron borradas. Una serían los requerimientos del sacerdocio levítico (Heb. 9: 1, 6-10). ¿Y por qué? “porque la sangre de los toros y de los machos cabríos no puede quitar los pecados…somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre” (Heb. 10: 4, 10). La otra (que está relacionada) sería la pena de muerte, puesto que “Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro” (Rom. 6: 23). Es interesante anotar que la expresión “acta de decretos” es un término legal griego que significa la penalidad que quien quebranta la ley tenía qué pagar –a través de Jesús la pena fue borrada (el acta de decretos), no la ley! “Este es el pacto que haré con ellos después de aquellos días, dice el Señor: pondré mis leyes en sus corazones, y en sus mentes las escribiré” (Heb. 10: 16).
Algunos arguirán que usted todavía no puede guardar los diez mandamientos (pues “todos han pecado”, incluso si ellos son todos mencionados como estando en vigor después de la crucifixión. ¿Significa esto que uno no debería tratar de hacerlo?
Otros escritos de Pablo
Pablo escribió “Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados” (Heb. 10: 26). Él también advirtió que aquellos que quebrantaban varios de los diez mandamientos no heredarían el reino de Dios (Ef. 5: 4-5) y luego dijo, “Nadie os engañe con palabras vanas, porque por estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia. No seáis, pues, partícipes con ellos” (Ef. 5: 6-7).
Pablo específicamente escribió que las reglas habrían de ser obedecidas (2 Tim. 2: 5) y “Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo” (2 Tim. 2: 19b). Violar los diez mandamientos es una forma de iniquidad.
Algunos han estado confundidos acerca de algunos de los escritos de Pablo, pero Pedro advirtió, ”Y tened entendido que la paciencia de nuestro Señor es para salvación; como también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que le ha sido dada, os ha escrito, casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras, para su propia perdición ” (2 Pe. 3: 15-16). Quizás lo que más confunde a algunos es “Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación, aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un solo y nuevo hombre, haciendo la paz, y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo, matando en ella las enemistades” (Ef. 2: 14-16). Es claro que Pablo no podía estar hablando acerca de los diez mandamientos puesto que él menciona partes de al menos ocho de ellos como estando todavía en existencia en el mismo libro (ver arriba, los otros dos son aludidos también, Ef. 5: 31 –ira, que es como homicidio de acuerdo a Jesús; más el comentario acerca de ser un prisionero del Señor también mostraría el primer mandamiento, Ef. 4: 1). Debe recordarse que el muro de separación que fue roto por la mitad, fue el largo velo del templo que se partió cuando Jesús murió (Mat. 27: 50, 51). De esta forma fue que fueron abolidas las ordenanzas del sacerdocio levítico. Esto es lo que Pablo también escribió en otra parte (Heb. 9: 1, 6-10).
Todo el libro de los Gálatas es confuso para muchos. Baste decir que al menos cuatro de los mandamientos son mencionados en ese libro, y por violar algunos de ellos Pablo escribió “que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios” (Gál 5: 21). Pablo está diciendo a la gente que ellos no pueden ganar su salvación a través de las obras (Gál. 5: 4-5) lo que por supuesto es verdad. Él nunca dice a nadie que viole ningún mandamiento (ni en Gálatas ni en ningún otro libro) y recuerda a la gente que ellos cosecharán lo que ellos sembraron (Gál. 6: 7). Realmente, él ordenó a los cristianos que obedecieran (Filip. 2: 12).
Pablo mismo dijo, después de su conversión a los líderes de los judios, “Yo, varones hermanos, no habiendo hecho nada contra el pueblo, ni contra las costumbres de nuestros padres, he sido entregado preso desde Jerusalén en manos de los romanos” (Hechos 28: 17). Si Pablo hubiera violado intencionalmente cualquiera de los diez mandamientos (o abogara por esto de otros) él no podría haber dicho esto. Pablo también dijo “Por tanto, os ruego que me imitéis” (1 Cor. 4: 16) y “Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo” (1 Cor. 11: 1); Jesús, como nosotros vimos anteriormente, tanto guardó como enseñó la observancia de los diez mandamientos.
Pablo escribió “porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado…yo no conocí el pecado sino por la ley; porque tampoco conociera la codicia, si la ley no dijera: No codiciarás…De manera que la ley a la verdad es santa, y el mandamiento santo, justo y bueno” (Rom. 3: 20; 7: 7, 12). Pablo enseñó cada uno de los diez mandamientos después de la crucifixión (por favor vea los mandamientos citados después de la crucifixión). Respecto de la fe y la ley, Pablo específicamente escribió “¿Luego por la fe invalidamos la ley? En ninguna manera, sino que confirmamos la ley” (Rom. 3: 31). Incluso después de su conversión Pablo afirmó que él era, “en cuanto a la justicia que es en la ley, irreprensible” (Filip. 3: 6).
Pablo advirtió “Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo” (Col. 2: 8); Jesús guardó los diez mandamientos! Él también advirtió que “Porque ya está en acción el ministerio de la iniquidad” (2 Tes. 2: 7). Injusticia es quebrantar la ley. ¿Por qué Pablo advertiría acerca de injusticia si él sintiera que toda la ley se había acabado?
Otros escritores del Nuevo Testamento
Los demás escritores del Nuevo Testamento enseñaron que los diez mandamientos habrían de ser seguidos después de la crucifixión. En esta sección serán citadas las porciones del Nuevo Testamento que no escribió Pablo, pero que se ocupan de los diez mandamientos individualmente, después de la crucifixión.
Mandamiento 1 “No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él” (1 Juan 2: 15); que es otra forma de decir, no poner nada en el mundo antes de Dios. “Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano, él también beberá del vino de la ira de Dios” (Apoc. 14: 9-10). “Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen” (Apoc. 20: 4). “Pero los…idólatras…tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda” (Apoc. 21: 8).

Mandamiento 2 “sino que se les escriba que se aparten de las contaminaciones de los ídolos” (Hechos 15: 20); “abominables idolatrías” (1 Pe. 4: 3). “Hijitos, guardaos de los ídolos” (1 Juan 5: 21). “Pero tengo unas pocas cosas contra ti, que tienes ahí a los que retienen la doctrina de Balaam…a comer de cosas sacrificadas a los ídolos” (Apoc. 2: 14). “Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que toleras…a mis siervos…a comer cosas sacrificadas a los ídolos” (Apoc. 2: 20). “Y los otros hombres que no fueron muertos con estas plagas, ni aun así se arrepintieron de las obras de sus manos, ni dejaron de adorar a los demonios, y a las imágenes de oro, de plata, de bronce, de piedra y de madera, las cuales no pueden ver, ni oír, ni andar” (Apoc. 9: 20). “Pero los…idólatras…tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda” (Apoc. 21: 8). “Mas estarán fuera…los idólatras” (Apoc. 22: 15).

Mandamiento 3 “De una misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así” (Santiago 3: 10). “Este es el anticristo, el que niega al Padre y al Hijo” (1 Jn. 2: 22).

Mandamiento 4 “Era el día de la preparación, y estaba para comenzar el día de reposo…y descansaron el día de reposo, conforme al mandamiento” (Luc. 23: 54, 56). “Ellos, pasando de Perge, llegaron a Antioquía de Psidia; y entraron en la sinagoga un día de reposo y se sentaron” (Hech. 13: 14), ellos parecían estar siguiendo esta advertencia de Juan, “El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo” (1 Jn. 2: 6), puesto que Jesús siempre iba a las sinagogas en el sábado (Lc. 4: 16).

Mandamiento 5 “tienen el corazón habituado a la codicia, y son hijos de maldición” (2 Pe. 2: 14). “Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a él” (1 Jn. 3: 1).

Mandamiento 6 “Así que, ninguno de vosotros padezca como homicida” (1 Pe. 4: 15). “Porque el que dijo: No cometerás adulterio, también ha dicho: No matarás Ahora bien, si no cometes adulterio, pero matas, ya te has hecho transgresor de la ley” (Sgo. 2: 11-12). “y no se arrepintieron de sus homicidios” (Apoc. 9: 21). “si alguno mata a espada, a espada debe ser muerto” (Apoc. 13: 10). “Pero los…homicidas…tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda” (Apoc. 21: 8). “Mas…estarán fuera…los homicidas” (Apoc. 22: 15).

Mandamiento 7 “…no cometerás adulterio” (Sgo. 2: 11). “Tienen los ojos llenos de adulterio, no se sacian de pecar” (2 Pe. 2: 14). “los deseos de la carne…no provienen del Padre, sino del mundo” (1 Jn. 2: 16). “yo arrojo en la cama, y en gran tribulación a los que con ella adulteran” (Apoc. 2: 22). “y no se arrepintieron…de su fornicación” (Apoc. 9: 21). “…los fornicarios…tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda” (Apoc. 21: 8). “Mas…estarán fuera…los fornicarios” (Apoc. 22: 15).

Mandamiento 8 “Así que, ninguno de vosotros padezca como…ladrón” (1 Pe. 4: 15). Juan parece haber expandido el tema de este mandamiento cuando él escribió, “Pero el que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad, y cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en él?” (1 Jn. 3: 17). “y no se arrepintieron…de sus hurtos” (Apoc. 9: 21).

Mandamiento 9 “Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses…No has mentido a los hombres, sino a Dios” (Hech. 5: 3, 4). “Y pusieron testigos falsos” (Hech. 6: 13). “teniendo buena conciencia, para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, sean avergonzados los que calumnian vuestra buena conducta en Cristo” (1 Pe. 3: 16). “y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme” (2 Pe. 2: 3). “El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él” (1 Jn. 2: 4). “No os he escrito como si ignoraseis la verdad, sino porque la conocéis, y porque ninguna mentira procede de la verdad” (1 Jn. 2: 21). “y has probado a los que dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos” (Apoc. 2: 2). “y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda” (Apoc. 21: 8). “Mas…estarán fuera…todo aquel que ama y hace mentira” (Apoc. 22: 15).

Mandamiento 10 “y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas” (2 Pe. 2: 3). “Codiciáis y no tenéis” (Sgo. 4: 2). “tienen el corazón habituado a la codicia” (2 Pe. 2: 14). “Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo” (1 Jn. 2: 16).
Es una nota incidental, pero la mayoría de los otros escritores del Nuevo Testamento escribieron después de Pablo y parecen mencionar los mandamientos como un asunto del más obvio hecho. Santiago escribió, “Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos (Sgo. 1: 22); de manera similar él advirtió, “pero si tú juzgas a la ley, no eres hacedor de la ley, sino juez. Uno solo es el dador de la ley, que puede salvar y perder” (Sgo. 4: 11-12). Santiago incluso enfatizó que usted debe guardar todos los mandamientos, “Si en verdad cumplís la ley real, conforme a la Escritura: Amarás a tu prójimo como a ti mismo, bien hacéis; pero si hacéis acepción de personas, cometéis pecado, y quedáis convictos por la ley como transgresores. Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos. Porque el que dijo: No cometerás adulterio, también ha dicho: No matarás. Ahora bien, si no cometes adulterio, pero matas, ya te has hecho transgresor de la ley” (Sgo. 2: 8-11). Juan similarmente escribió, “Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley” (1 Jn. 3: 4).
Juan también escribió, “Hijitos, nadie os engañe; el que hace justicia es justo, como él es justo. El que practica el pecado es del diablo…En esto se manifiestan los hijos de Dios, y los hijos del diablo: todo aquel que no hace justicia, y que no ama a su hermano, no es de Dios.” (1 Jn. 3: 7, 8, 10). ¿Que enseña la Biblia que es justicia? “Porque todos tus mandamientos son justicia” (Salmo 119: 172).
Es una nota incidental, que ninguno de los primeros cuatro mandamientos son citados textualmente después de la crucifixión (por Pablo o por los otros escritores), pero de las escrituras citadas es obvio que todos ellos han de ser obedecidos todavía. Los últimos seis son esencialmente citas textuales de Éxodo 20, excepto el décimo que es una versión acortada. Así, después de la crucifixión, la Biblia muestra que todos los mandamientos han de ser seguidos todavía. Y hace esto varias veces para cada uno.
Para resumir
“Y en esto sabemos que nosotros le conocéis, si guardamos sus mandamientos. El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él; pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él. El que dice que permanece en él, debe andar como el anduvo” (1 Jn. 2: 3-6, 26). De manera interesante, Jesús pidió que aquellos que estaban en Éfeso estuvieran haciendo la misma cosa “Y has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos” (Apoc. 2: 2).
¿Quiénes son verdaderos cristianos? Miremos lo que dice el último libro de la Biblia. “Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo.” (Apoc. 12: 17). “Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús” (Apoc. 14: 12).
Todos los diez mandamientos son mencionados como estando en vigencia antes del monte Sinaí, Jesús los enseñó a todos ellos, Pablo enseñó todos los diez, ellos estaban todos en vigor después de la crucifixión, Pablo específicamente enseñó que ellos no se habían terminado (Rom. 3: 31), y todos ellos son mencionados por los demás escritores del Nuevo Testamento. Las opiniones que sostienen otra cosa son “tradiciones de hombres” contra las cuales advirtió Jesús (Mat. 15: 6). El último capítulo de la Biblia afirma, “Bienaventurados son aquellos que guardan Sus mandamientos, para tener derecho al árbol de la vida, y para entrar por las puertas en la ciudad” (Apoc. 22: 14). Por lo tanto, no parecería sensato desde el punto de vista bíblico enseñar que los diez mandamientos no están en vigencia. “El fin de todo el discurso es éste: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre” (Ecles. 12: 13).
Quienes están en la Iglesia que Jesucristo fundó, la genuina Iglesia de Dios, todavía los guardan.