Ordenación de la Mujer y el Nuevo Testamento


Jesús trató a las mujeres en una forma revolucionaria afirmando su personalidad, apreciando sus capacidades intelectuales y espirituales, aceptando algunas de ellas en su círculo interior de compañeras de viaje, y honrándolas con el primer anuncio de su resurrección. ¿Es esto evidencia que tenía la intención de abrir el camino para las mujeres para servir como pastores y ancianos? En efecto, Jesús trataba a las mujeres como personas de igual valor que los hombres. Él las admitió en su compañerismo. Tomó  tiempo para enseñar las verdades del Reino de Dios.Una mujer fue la primera en la historia de la resurrección Mateo 28), y al menos una mujer (María) recibió el Espíritu Santo con los demás en el día de Pentecostés (Hechos 1-2). Sin embargo, el hecho es que Cristo no llamó a ninguna mujer a formar parte de los doce apóstoles. ¿Por qué Jesús no encargó a las mujeres a predicar o a enseñar públicamente, si esto hubiese sido su intención? Cualquiera que hubiese sido la situación cultural en Palestina (tenemos muy poca evidencia contemporánea de cómo fueron  tratadas las mujeres allí), esa medida habría sido completamente aceptable en el campo de la cosecha mayor, ya que la función sacerdotal de las mujeres fue rápidamente aceptada en el mundo gentil, donde el Evangelio iba a ser predicado.
Jesús nunca se refirió al tema de un función de liderazgo para las mujeres. Pero a través del Espíritu Santo aclaró la cuestión en los escritos de los apóstoles. Esos mensajes son tanto la voz de Jesús como si Él les hubiera hablado mientras estuvo en la Tierra. La propia elección de Jesús de los doce apóstoles del sexo masculino fue consistente con el liderazgo del función del hombre en el Antiguo Testamento que fue llamado a cumplir en el hogar y en la comunidad de fe. La misma estructura de la función fue respetada en la vida y el orden de la iglesia apostólica. Algunos dicen que Pablo, a diferencia de Jesús, era una antifeminista, que consideraba a las mujeres como inferiores y por eso las excluía de los funciones de liderazgo dentro de la iglesia.

¿Es este el mismo Pablo, quien proclamó: "No hay ni hombre ni mujer, porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús" (Gálatas 3:28)? En esta declaración bien conocida Pablo afirmó la unidad espiritual en Cristo, tanto de hombres como de mujeres. En otros lugares, elogió a un número significativo de mujeres por trabajar intensamente con él en la obra misionera de la iglesia. De hecho, puede que él haya trabajado más activamente con las mujeres que Jesús. Un número de mujeres eran "compañeras de trabajo", con Pablo en su labor misionera.
Romanos 16:1-3, 6, 12, 13, 15: Os recomiendo además nuestra hermana Febe, la cual es diaconisa de la iglesia en Cencrea; que la recibáis en el Señor, como es digno de los santos, y que la ayudéis en cualquier cosa en que necesite de vosotros; porque ella ha ayudado a muchos, y a mí mismo. 3 Saludad a Priscila y a Aquila, mis colaboradores en Cristo Jesús, 6 Saludad a María, la cual ha trabajado mucho entre vosotros. 12 Saludad a Trifena y a Trifosa, las cuales trabajan en el Señor. Saludad a la amada Pérsida, la cual ha trabajado mucho en el Señor. 13 Saludad a Rufo, escogido en el Señor, y a su madre y mía. 15 Saludad a Filólogo, a Julia, a Nereo y a su hermana, a Olimpas y a todos los santos que están con ellos.
Filipenses 4:2- 3: Ruego a Evodia y a Síntique, que sean de un mismo sentir en el Señor. 3 Asimismo te ruego también a ti, compañero fiel, que ayudes a éstas que combatieron juntamente conmigo en el evangelio, con Clemente también y los demás colaboradores míos, cuyos nombres están en el libro de la vida.