COMENTARIOS DE LA LECCIÓN DE ESCUELA SABÁTICA

I Trimestre de 2015

Proverbios 

Lección 9
28 de febrero de 2015

Palabras de verdad

Prof. Sikberto Renaldo Marks

 

Versículo para Memorizar: “¿No te he escrito tres veces en consejos y en ciencia, para hacerte saber la certidumbre de las palabras de verdad, a fin de que vuelvas a llevar palabras de verdad a los que te enviaron?” (Proverbios 22:20, 21).

Introducción

De todos los seres creados en esta tierra, como seres racionales creados a imagen y semejanza de Dios, somos los que más necesitamos ser enseñados y desarrollados. Necesitamos aprender casi todo. Un pato, por ejemplo, nace, se dirige al lago, y sale nadando. Nosotros nos ahogamos si no aprendemos a nadar. Y los ejemplos abundan. Sin embargo, somos capaces de aprender infinitamente más que cualquier otro ser de este planeta. Aprendemos, con las capacidades que el Señor nos ha dado, de la naturaleza que Él mismo creó, y somos capaces de desarrollar sofisticados sistemas de comunicación y transmisión de datos tal como los que hoy conocemos.

Hay un hecho que es impresionante: cómo aumenta en el mundo la colaboración de inteligencia y conocimiento para grandes realizaciones. Por ejemplo, para la exploración espacial, un país sin la colaboración de científicos de otros países no puede lograr un buen trabajo. Así también ocurre en los campos de la medicina, la administración, la economía, etc. Y de esto podemos extraer una importante lección, la cual analizamos en esta semana: en todas las culturas podemos encontrar verdades e instrucciones acerca de cómo debemos comportarnos. Esto es admisible pues, al fin de cuentas, todos somos descendientes de los dos primeros padres, que a su vez llegaron a la existencia de un único Dios.

Hay algunas premisas, verdades, principios, que son universales, que son válidos para todo el mundo. Una de estas verdades es el sábado semanal, que existe en todo el mundo, en todas las culturas, desde los tiempos más remotos. Y la semana no tiene origen en algún fenómeno planetario, ni solar, ni lunar, ni astronómico, sino que proviene sólo de la determinación de Dios en el sexto día de la creación, que estableció el séptimo día de una serie de seis, el tiempo de la creación. Lo que se ha perdido, es el hecho de que Dios en ese día descansó, y bendijo y santificó el séptimo día de aquella semana y de todas las que continuaron, y pidió que hiciéramos lo mismo.
El conocimiento de la verdad

En esta sección analizamos las recomendaciones de Proverbios 22:17-21, que tratan acerca de lo que debemos aplicar para aprender, cómo debemos usar aquello que aprendemos, y cuáles son las repercusiones de lo aprendido. Sintetizaremos con otras palabras lo que afirman estos pasajes.

En primer lugar, debemos aplicarnos con dedicación para aprender acerca de la verdad, o sea, acerca de la Biblia, la Palabra de Dios. Al fin de cuentas, es en la verdad que encontramos la explicación de nuestra situación en este mundo, y la alternativa futura propuesta por Dios. Al estudiar la verdad, debemos procurar entenderla, puesto que es un asunto vital para nuestro futuro, y el de muchas otras personas más.

En una segunda instancia, debemos procurar vivir lo que hemos aprendido, esto es, aplicar el conocimiento en nuestra vida. Es en este momento que se da el más fuerte impacto del conocimiento de la verdad en nuestra vida, cambiando aquello que no esté bien, y reforzando lo que es correcto. En otras palabras, se produce un proceso de transformación radical en nuestras costumbres y hábitos. Por ejemplo, quien mentía, ya no miente más, y quien trataba mal a las personas, ya no lo hace más.

Después de esto, y solamente después, entonces podemos testificar a los demás. Al fin y al cabo, los demás deben percibir que nuestra vida con Dios es muy diferente de la vida de las personas del mundo, y es muy superior, con resultados interesantes. No debemos ser ciudadanos mundanos, aún mejores que la mayoría: debemos ser diferentes, y en esto debemos ser mejores, superiores y especiales, como hijos e hijas del Rey.

El estudio de la verdad debe hacernos sabios para vivir y compartir con los demás el conocimiento de la verdad confirmado por la vivencia de la verdad.

Hermanos y hermanas que habéis aseverado durante largo tiempo creer la verdad, os pregunto individualmente: ¿Han estado vuestras prácticas en armonía con la luz, los privilegios y las oportunidades que os concedió el Cielo? Esta es una pregunta grave. El Sol de justicia ha amanecido sobre la iglesia, y a ésta le incumbe resplandecer. Es el privilegio de cada alma progresar. Los que están relacionados con Cristo crecerán en la gracia y en el conocimiento del Hijo de Dios hasta llegar a la plena estatura de hombres y mujeres. Si todos los que aseveran creer la verdad hubiesen sacado el mejor partido de su capacidad y oportunidad de aprender y obrar, podrían haber llegado a ser fuertes en Cristo. Cualquiera que sea su ocupación —agricultores, mecánicos, maestros o pastores—, si se hubiesen consagrado completamente a Dios habrían llegado a ser obreros eficientes para el Maestro celestial” (Joyas de los testimonios, tomo 3, p. 56).

Robar a los pobres

Robar está prohibido en la Ley de Dios, y según lo que sabemos, en todas las culturas y países. Además, quitarle a alguien lo que no nos pertenece es, por principio, una práctica que no se debiera hacer, pero que cada vez se hace más, por lo menos en mi país. Se roba mucho. No obstante, la lección habla acerca de un tipo peculiar de robo: robarle a los pobres, o a los menos favorecidos. También hace referencia a sacar ventaja sobre los débiles, los huérfanos, o los que tienen alguna discapacidad, o poco estudio. Estas personas se convierten en mano de obra barata, fácilmente se las explota, no ganando lo suficiente como para poder subsistir.

Una clase de persona que está siendo muy explotada, y esto sólo para dar un ejemplo entre otros innumerables casos, son los que han caído en la desgracia de endeudarse. Conozco varios casos de personas que han perdido bienes, algunos, todo, en remates. Sus bienes fueron vendidos por debajo de su valor real, y alguien se aprovechó de la situación y salió con grandes ganancias. Ya he referido el caso de uno de nuestros vecinos que perdió su casa en una subasta, que junto con el terreno, valía más de trescientos mil reales, y que fue adquirida en una subasta por la mitad de su valor. Yo jamás me involucraría en un negocio así, sacar ventajas de alguien que haya caído en una situación de extrema fragilidad. Esto en mi país es legal, pero es inmoral, y delante de Dios, es injusto.

El robarle a quien tiene menos, muchos veces ni siquiera lo suficiente como para vivir, es un robo peor que cualquier otro. ¿Podemos admitir que alguien que tiene más le robe a quien tiene menos?

Pues bien, lo que el autor de la lección afirma es que Dios vengará esas situaciones. No obstante, aquellos que explotan a los más débiles pueden arrepentirse de sus actos y, obviamente, arreglar aquello que pueda ser reparado. Pero si no lo hicieran, luego del milenio, y juicio será duro y sin posibilidad de solicitar clemencia. El Rey no escuchará los pedidos de socorro de aquellos que merecerán la ejecución del juicio, cuya sentencia ellos mismos declararán que es justa.

Se acerca el tiempo en que él dirá: ‘Anda, pueblo mío, éntrate en tus aposentos, cierra tras ti tus puertas; escóndete un poquito, por un momento, en tanto que pasa la ira. Porque he aquí que Jehová sale de su lugar para visitar la maldad del morador de la tierra contra él; y la tierra descubrirá sus sangres, y no más encubrirá sus muertos’ (Isaías 26:20, 21). Puede ser que hombres que pretenden ser cristianos defrauden y opriman ahora al pobre; roben a las viudas y a los huérfanos; se inspiren de ira satánica porque no pueden dominar las conciencias de los hijos de Dios; pero por todo esto Dios los llamará a juicio. ‘Juicio sin misericordia será hecho con aquel que no hiciere misericordia’ (Santiago 2:13). No pasará mucho tiempo antes que ellos estén ante el Juez de toda la tierra para rendir cuenta del dolor que han causado a los cuerpos y las almas de los que forman la herencia divina” (Palabras de vida del gran Maestro, p. 141).

Celosos de los impíos

¿Cuál sería el mayor motivo que conduciría a que personas decentes sientan celos de los impíos? Esto sucede cuando a un perverso le va bien en la vida, según los conceptos del mundo. Haciendo trampa, comienza a ganar mucho dinero, conforma un gran patrimonio, ostenta sus logros, y llama la atención de los demás. Ante, estos, personas buenas algunas veces se dejan llevar por la seducción de tener más, y piensan: “Si a este individuo que no respeta los principios y las leyes le va bien en la vida, mejor que a mí, ¿no merezco más que él? ¿No debería irme mejor que a él?”. La lógica de este pensamiento es correcta, pues las buenas personas merecen tener más que las malas, pero como estamos en un planeta injusto, en la práctica no es cómo funcionan las cosas por aquí. Al perverso le va mejor que las personas justas porque les arrebata sus ganancias a los demás a través de medios ilícitos, y la justicia de los hombres no lo percibe. Esa es la cuestión. Entonces, no debemos envidiar los bienes que el impío adquirió haciendo trampa. Además, no debemos envidiar nada, puesto que la envidia, sea cual fuere el motivo, es reprobable.

Esta envidia, que por sí misma es pecado, generalmente surge en relación a las fáciles ganancias, a la riqueza adquirida con poco esfuerzo, una riqueza ilegal. Las personas que lo hacen tienden a exhibirse de manera llamativa, pues es así como logran atreverse a seguir robando para tener más, para así ostentar más.

Por ejemplo, un traficante de drogas, del cual no recuerdo su nombre, se exhibía en las redes sociales, siempre bien armado, en compañía de mujeres hermosas, en lugares que denotaban riqueza. Hasta que un día, en una confrontación con la policía, fue muerto, y todo se terminó. Pero mientras vivía, según su opinión, aprovechaba la vida. Nosotros, sin embargo, debemos regir nuestra vida por otros principios, más elevados, aquellos que nos permitirán la felicidad eterna en el reino de la perfección.

Lo que ponemos en nuestra boca

Esta sección hace referencia a lo que comemos, a los alimentos que ingerimos. Esto está en el contexto del ejercicio físico y los buenos hábitos espirituales. La alimentación es lo que brinda sustento al cuerpo, para que sangre saludable irrigue a las células, para tener una disposición mental lúcida, desarrollar la inteligencia y, especialmente, ser capaz de interrelacionarnos con Dios, aún en una relación precaria a causa del pecado.

Una de las orientaciones en este estudio es acerca del alcohol. Parece que desde tiempos remotos esta clase de bebida es un flagelo para la humanidad. El alcohol, no hace falta decirlo, hace que la mente funcione de manera diferente, sin la debida coordinación.

Acerca del alcohol, el Dr. Drauzio Varella escribió: “Cuando hablamos de dependencia química, la preocupación mayor es con las drogas ilícitas, tales como la cocaína, la marihuana, el crack, el éxtasis, entre otras. Sin embargo, el gran enemigo está camuflado bajo el manto de algo socialmente aceptable. El alcohol no es considerado siquiera como una droga que causa dependencia física y psicológica por gran parte de la sociedad. Su venta es libre e integra la cultura actual vinculada al placer y la sociabilidad. Una reunión en casa de amigos, el happy hour después de un día agotador, el baile del sábado por la noche, la parada en el bar a la salida de la oficina, no tienen sentido sin las bebidas alcohólicas”.

“El efecto relajante de las dosis iniciales, desaparece con el aumento del consumo. Si la convivencia con una persona embriagada incomoda, eso no es nada ante los males que el alcohol puede causar y que no se restringen únicamente a las dolencias hepáticas. La habilidad emocional que en un instante transforma al alcohólico risueño en un individuo violento es responsable no sólo del aumento de la criminalidad, sino también de la desestructuración de muchas familias”.

“Beber con moderación es posible, pero es así como todos se inician en el vicio. Son raros los que reconocen que están haciendo un uso abusivo y nocivo del alcohol. Muchos todavía no son dependientes de él, pero incurren en riesgos que deberían, y podrían, ser evitados. No puede soslayarse el hecho de que la gran mayoría de los accidentes de tránsito ocurren cuando están al volante personas alcoholizadas”.

Algunas estadísticas acerca del uso del alcohol como bebida: “De acuerdo con la última investigación realizada por el Centro Brasileño de Informaciones sobre Drogas Psicotrópicas (CEBRID) entre alumnos de primaria y secundaria de diez capitales de estados en Brasil, las bebidas alcohólicas son consumidas por más del 65 por ciento de los entrevistados, muy por encima del consumo de tabaco. Entre estos casos, el 50 por ciento se inició en el consumo de alcohol entre los diez y los doce años de edad. Por eso se prohíbe la venta de alcohol a menores de 16 años. El alcoholismo afecta al 10-12 por ciento de la población mundial y al 11.2 por ciento de los brasileños que viven en las 107 mayores ciudades del país. La incidencia del alcoholismo es mayor entre los más jóvenes, especialmente en la faja etaria de los 18 a los 29 años, reduciéndose con la edad. El alcohol es responsable de cerca del 60 por ciento de los accidentes de tránsito y aparece en el 70 por ciento de los informes de autopsias de las muertes violentas”.

Elena G. de White da consejos sobre otras bebidas: “Nunca se tome té, café, cerveza, vino o cualquier bebida alcohólica. El agua es el mejor líquido posible para limpiar los tejidos” (Review and Herald, 29 de julio de 1884; citado en Consejos sobre el régimen alimenticio, p. 504). “El té, el café, y el tabaco, así como las bebidas alcohólicas, constituyen diferentes grados en la escala de los estimulantes artificiales”.

El efecto del té y del café, como se ha mostrado hasta ahora, tiene la misma tendencia que el del vino y la sidra, el licor y el tabaco. El café comporta una complacencia dañina. Si momentáneamente excita la mente a una acción inusitada, el efecto posterior es agotamiento, postración, parálisis de las facultades mentales, morales y físicas. La mente se enerva, y a menos que por un esfuerzo determinado se venza el hábito, la actividad del cerebro se disminuye en forma permanente. Todos estos productos irritantes de los nervios están agotando las fuerzas vitales, y la inestabilidad causada por los nervios destrozados, la impaciencia, la debilidad mental, llegan a ser un elemento de combate, que antagoniza con el progreso espiritual. ¿No debieran, pues, los que defienden la temperancia y la reforma, estar alerta para contrarrestar los males de estas bebidas perjudiciales? En algunos casos es tan difícil quebrantar el hábito de beber té y café, como para el alcohólico terminar con el uso del alcohol. El dinero gastado en té y café está más que malgastado. Estos sólo perjudican al que los usa, y esto en forma continua. Los que emplean té, café, opio y alcohol pueden a veces vivir hasta una edad avanzada, pero este hecho no es ningún argumento en favor del uso de estos estimulantes. Lo que estas personas debían haber realizado, pero dejaron de lograrlo, debido a su hábito intemperante, sólo lo revelará el gran día de Dios” (Christian Temperance and Bible Hygiene, pp. 34-36 [1890], citado en Consejos sobre el régimen alimenticio, pp. 506, 507).

No podría dejar pasar la ocasión de hablar acerca de las bebidas a base de cola, muy apreciada entre el pueblo de Dios. “Al saborear una bebida popular a base de cola, no vomitas gracias al ácido fosfórico presente en la misma, pues rompe el efecto del azúcar presente en la bebida. Y este azúcar, ¿a dónde va? A la sangre, estimado amigo. Tu hígado acaba transformándose en grasa. Tu cuerpo comienza a producir dopamina para estimular aquella sensación de placer proveniente del uso de alguna droga, lo que algunos científicos comparan a la heroína. El ácido fosfórico aprisiona el calcio, el magnesio y el zinc en tu intestino grueso, provocando un aumento en el metabolismo. Esto también te hace eliminar calcio (de los huesos) por la orina (lo que ocasiona osteoporosis). Como sientes la falta de azúcar, puedes sentirte irritado o lánguido. Una hora y media después de la ingestión, ya has eliminado toda la coca (y los nutrientes para fortalecer tus huesos y dientes) a través de la orina. El ácido fosfórico te ha ganado, expulsando lo que era útil para tu organismo. Pronto sentirás la falta de cafeína (que genera dependencia). Pero no te dejes abatir. Para sentirte mejor nuevamente, sólo debes tomarte otra botella de dos litros. La nutricionista y doctora en ciencias de la alimentación de la Universidad del Estado de Río de Janeiro, María de Lourdes Giada, va más lejos: ‘Lo ideal es no pasarse de tomar una lata de cola por semana, pero lo mejor sería eliminar completamente esta bebida de tu menú’”.

Este tema da para más, pero creo que lo más sensato es que tengamos mayor cuidado respecto de lo que comemos y bebemos, y hagamos todo conforme a los principios que hemos recibido de la Biblia y el Espíritu de Profecía. ¡Gocemos de buena salud mientras esperamos la venida de nuestro Salvador! Y sí, ¡seamos buenos ejemplos para el mundo!

Nuestras responsabilidades

Este es un estudio importante para nuestros días. Hay tanta maldad, tanta criminalidad, tantas mujeres sufriendo con sus maridos o compañeros, tantos niños maltratados, tantos ancianos sufriendo, tantos animales maltratados, etc., que quien vea y no tome recaudos, puede ser acusado de cómplice. Puede suceder que, aun denunciando el mal, podrá resolverse la maldad en el mundo. Pero si no nos callamos, estaremos haciendo nuestra parte, aunque sea poco. Si cada uno hiciera su parte, el mundo sería mucho mejor.

Un cuento puede servir de ilustración. El bosque se estaba incendiando. Entonces un pajarito volaba hasta un río, llenaba el buche de agua (algunas gotas) y volaba sobre el incendio, soltando el agua. Cuando le preguntaron si eso iba a apagar el fuego, el pajarito respondió que seguramente, no, pero que él estaba haciendo su parte. Esta lección del pajarito implica que cada uno puede hacer su parte para resolver un problema.

Recuerdo a una persona que filmó a una mujer pegándole a su perro, y la subió a YouTube. El problema se resolvió. Recuerdo varios casos de niños en guarderías que sufrían maltratos, hasta que alguien puso una cámara oculta, y el abuso que sufrían estos niños a manos de personas que debían protegerlos quedó en flagrante evidencia.

Debemos denunciar estas situaciones. Eso es lo que enseña la lección. Pero, como pueblo de Dios, debemos saber cómo hacerlo para no empeorar la situación, sino para salvar a quien hace el mal y liberar a la víctima. Si conocemos a un hombre que maltrata a su esposa (algo muy común), lo correcto es trabajar con los dos a fin de salvar la familia, especialmente si hay hijos. Tal vez tengamos que enseñarle a esa familia a amarse los unos a los otros.

Resumen y aplicación del estudio

  1. Síntesis de los principales puntos de la lección

 

    1. ¿Cuál es el principal enfoque?

En síntesis, ¡digamos siempre la verdad! Quién miente, pierde confiabilidad, y las personas no creerán en ella porque tiene la mala costumbre de mentir. Y esto se aplica también al que lo hace ocasionalmente. Sólo es confiable quien dice siempre, invariablemente, la verdad. En mi hogar hemos tomado la decisión de no mentir jamás. Así educamos a nuestra hija. La mentira fue barrida de nuestra casa, por más embarazosa que pudiera ser la verdad. Ni siquiera en broma, o en una gracia, se utiliza la mentira. Es un recurso de Satanás, y no debemos jugar con una de las armas más mortales del enemigo.

    1. ¿Cuáles son los tópicos relevantes?

 

No siempre toda la verdad puede ser revelada. Tenemos que administrar lo que decimos, lo que hablamos. Y eso no es fácil. A veces, callar puede ser más recomendable que revelar, pero que eso nunca signifique mentir. Jesús no siempre dijo todo lo que podía decir, pero nunca mintió.

    1. ¿Has descubierto otros puntos que podrías añadir?

________________________________________________________________
________________________________________________________________

  1. ¿Qué cosas importantes podemos aprender de esta lección?

 

Ser honesto, con el tiempo, genera en las demás personas un concepto de persona confiable o, incluso, fidedigna. Esto significa: “digno de confianza”, pues es una persona fiel. Así es como el mundo debe considerarnos, así debe ser el concepto de nuestra iglesia delante de la gente. Cuando un empresario está buscando empleados, si se encuentra con una persona adventista, debiera reconocer, debido a la conducta de los miembros de la iglesia, que esa persona es fidedigna.

  1. ¿Qué aspectos puedo agregar a partir de mi estudio?

________________________________________________________________
_________________________________________________________________

  1. ¿Qué medidas debemos tomar a partir de este estudio?

 

Tal como lo afirma la lección, en el material para el maestro: “La verdad es la manera más segura y sencilla de vivir la vida. Dios reconoce y bendice a quienes viven con veracidad. Las mentiras siempre pierden”. ¡Qué palabras sabias!

  1. ¿Qué es lo bueno en mi vida que me propongo a reforzar y lo malo para cambiar?

_________________________________________________________________
_________________________________________________________________

  1. Comentario de Elena G. de White

 

Así como el Señor cooperó con Daniel y sus compañeros, cooperará con todos los que se esfuercen por hacer su voluntad. Mediante el impartimiento de su Espíritu fortalecerá todo propósito fiel, toda resolución noble. Los que anden en la senda de la obediencia encontrarán muchos obstáculos. Pueden ligarlos al mundo influencias poderosas y sutiles; pero el Señor puede inutilizar todo agente que obre para derrotar a sus escogidos; en su fuerza pueden ellos vencer toda tentación y toda dificultad” (Profetas y reyes, p. 357).

Padres, no mintáis nunca; nunca digáis lo que no es verdad en precepto o en ejemplo. Si queréis que vuestros hijos sean veraces, sed veraces vosotros mismos. Sed rectos e inconmovibles. No debería permitirse ni una mentira por pequeña que sea. Debido a que las madres están acostumbradas a mentir, los hijos siguen su ejemplo” (Manuscrito 126, 1897; citado en Conducción del niño, p. 139).

  1. Conclusión general

 

Comenzando en el hogar, y continuando en la hermandad en la iglesia y en nuestro trabajo, así como en la sociedad, seamos siempre –y en toda circunstancia– veraces y honestos, siempre confiables. La regla del mundo dice que no hay problemas si nadie te descubre, pero Dios está viendo, evaluando y registrando. Nunca olvido tres palabras que un profesor de matemáticas escribió en un cuadro en un día de evaluación: “Dios me ve”. Por lo tanto, jamás debemos abrir espacio para la falsedad, ante Dios y ante los hombres.

  1. ¿Cuál es el punto más relevante al que llegué mediante este estudio?

_________________________________________________________________
_________________________________________________________________
 

 

 

Prof. Sikberto R. Marks

Aproximadamente 100 mil dólares.

http://drauziovarella.com.br/dependencia-quimica/acao-e-efeitos-do-alcool/

http://www.hepcentro.com.br/alcoolismo.htm. En esta página, en portugués, se encuentra un interesante test para identificar la situación en la que se encuentra una persona en relación a la dependencia del alcohol. Para quien bebe, aunque sea poco, esta prueba es vital para su futuro.

http://www.nutricaoexercicio.com/2011/05/coca-cola-o-quanto-prejudica-seu.html