La pena de muerte
George W. Reid



Desde hace ya algún tiempo se viene debatiendo en mi país lo relativo a la pena de muerte. Como cristiano, estoy tratando de llegar a mis propias conclusiones sobre este tópico, pero cuando estudio la Biblia parece que existen contradicciones. Tengan la bondad de resumir la enseñanza bíblica sobre la pena de muerte. ¿Ha tomado nuestra iglesia una posición sobre este asunto?
La Iglesia Adventista no ha tomado una posición con respecto a la pena de muerte, aunque se le ha dado consideración por cuanto tiene relación con nuestra posición de no combatientes en el servicio militar. Algunos presentan el argumento de que nuestra oposición al uso de las armas dentro del servicio militar requiere por ende nuestra oposición a la pena de muerte. Sin embargo, la relación no es tan obvia.
De acuerdo con las Escrituras, un ser humano no tiene la libertad de quitar la vida a otro ser humano. Los conflictos personales, no importa cuán serios sean, no deben solucionarse de esta forma. Este concepto es claro en el Sermón del Monte y en otros lugares. Menos claro es el asunto de defensa propia en situaciones de violencia. El texto hebreo del sexto mandamiento literalmente dice: “No matarás” y se refiere a un acto causado por malicia.
Pero la pena de muerte es contingente en un proceso legal que ha examinado la evidencia y ha determinado si existe o no existe un culpable. El tratar con la violencia de otra persona o personas es el esfuerzo de una sociedad y no de un individuo. En las culturas democráticas, la muerte es reservada solamente para los actos más ofensivos, típicamente el asesinato o asesinato agravado por otras ofensas. La pena de muerte va más allá de una sencilla venganza con el fin de proteger a la sociedad de alguien que es extremadamente peligroso y que ha demostrado violencia en su carácter. Bíblicamente, no existe lugar para el vigilantismo.
Romanos 13:1-7 afirma la legitimidad de la comunidad para organizar y nombrar a personas específicas para actuar a favor de la seguridad del grupo. Este pasaje afirma la legitimidad del gobierno, advirtiendo que las amenazas a la seguridad del grupo conlleva graves consecuencias. Muchos entienden la declaración de Pablo en el versículo 4 como justificación aún en la ejecución de personas desafiantes. Dice así: “Porque es servidor de Dios para tu bien. Pero si haces lo malo, teme; porque no en vano lleva la espada, pues es servidor de Dios, vengador para castigar al que practica lo malo”. La palabra traducida aquí como siervo se aplica en otras secciones a los ministros cristianos. La mayoría de los estudiantes serios de la Biblia incluyen la pena capital dentro de este pasaje. Más allá de este punto surge la pregunta acerca de la participación de alguien en la acción de matar como agente autorizado en una acción militar. Pero esto va más allá de la pregunta inmediata que estamos considerando.
George W. Reid, Ph.D., ex director del Biblical Research Institute, Silver Spring, Maryland, EE.UU. de N.A.